Cuba apunta al crecimiento económico a través de la biotecnología

Carlos Alberto Gutierrez RobayoDesarrollar la ciencia y la tecnología en Cuba ha sido una de las prioridades para la Revolución, con el propósito de ofrecer al pueblo acceso a un sistema de salud gratuito y de calidad. Esta política ha logrado que Cuba se convierta en una potencia de la biotecnología, no sólo para el bienestar de los cubanos sino también para los pueblos del mundo.

Desde hace 25 años Cuba creó el Centro de Inmunoensayo, que es una institución que pertenece al Grupo Empresarial BioCubaFarma, y se dedica al desarrollo de la biotecnología, la investigación y producción a ciclo cerrado; es decir, que los insumos utilizados ingresan nuevamente al ciclo de producción (industrial o ecológico) para elaborar un producto nuevo cuyo valor sea mayor o equiparable al original.

De esta manera, se racionaliza el uso de los materiales y recursos, se minimiza la continua extracción de materias primas y recursos, que generalmente implican procesos de gran intensidad energética, y se mejora la eficiencia en los procesos de manufactura.

Por su parte, el Grupo Empresarial BioCubaFarma, integrado por 38 empresas, 16 productoras, 8 comercializadoras, 11 empresas en el extranjero y 21.613 trabajadores, se dedica a la biotecnología y a la farmacéutica enfocadas en la investigación, desarrollo, producción y exportación de medicamentos, productos y equipos, que han hecho que Cuba sea reconocida como primera en el mundo en biotecnología.

Niurka Carlos, vicedirectora general del Centro de Inmunoensayo del grupo empresarial BioCubaFarma, declaró a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) que el objetivo principal de las producciones de este grupo, que genera más de 1.000 tipos de medicamentos genéricos y biotecnológicos, es prestar la mejor calidad tecnológica a la salud del pueblo cubano y en beneficio de la humanidad.

“El Comandante en Jefe Fidel Castro, desde sus inicios, siempre tuvo una visión de fortalecer la formación profesional del pueblo, para impulsar el desarrollo biotecológico del país. Por eso existen diferentes instituciones científicas dedicadas a esta área, porque la importancia es hacer llegar al pueblo cubano un sistema de salud de primer mundo, fortalecido, tal como se hizo con la educación, y hoy día ya esos son dos propósitos que se han logrado”, subraya Carlos, graduada como Máster en Ciencias en Sistemas Digitales.

Carlos sostiene que para obtener estos logros la Revolución ha trabajado en el principal recurso de la nación, el talento humano.

“El principal recurso de nuestro país es la formación de nuestros profesionales, porque Cuba no es un país de recursos naturales extensos en los cuales se pueda apoyar para su desarrollo económico, sin embargo, la formación de nuestros profesionales, es decir, el recurso humano, es fundamental para el desarrollo del país”, acotó.

Exportación de la biotecnología

Niurka Carlos explica que el desarrollo biotecnológico del país ha logrado que el sistema de salud cubano sea de primer mundo. El avance de este sector ha permitido a la isla caribeña exhibir resultados positivos para el pueblo de Cuba y exportar esos alcances y productos a una importante cantidad de países de los cinco continentes.

Al abordar el tema de las exportaciones, Carlos comenta que este indicador se ha incrementado año tras año, y tiene como meta superar los 1.000 millones de dólares al cierre del año 2017.

“Desde la creación del Centro de Inmunoensayo hasta la fecha, nuestros volúmenes productivos se han incrementado y con ello nuestras exportaciones. Por ejemplo, al cierre del año 2013, tuvimos más de 51 millones de dólares que ingresaron por exportación, eso sólo por el centro de Inmunoensayo. Sin embargo, BioCubaFarma como grupo empresarial para este año (2014) tiene en sus propósitos generar ingresos por 600 millones de dólares, y para 2017 tenemos una proyección de 1.400 millones”, destacó la doctora, quien añadió que las proyecciones para exportaciones son estimadas con un incremento progresivo para cada año.

Servicio para la humanidad

Carlos también resaltó que la exportación de la biotecnología que realiza Cuba, tiene como propósito ofrecer a la humanidad alternativas médicas que erradiquen enfermedades, y prevenirlas una vez son abatidas, lo que contrasta con los laboratorios multinacionales o corporaciones médicas que ofrecen productos sólo para aliviar las afecciones, y mantener de esa manera un mercado latente para proveer.

En este sentido, el Centro de Inmunoensayo logró crear en Cuba la tecnología SUMA (Sistema Ultra Micro Analítico) que consiste en microlabotatorios que permiten, con una muestra mínima, el pesquisaje activo de cualquier enfermedad, de manera orientada y sustentable para el sistema de salud de Cuba y cualquier otro país.

Explicó Carlos que estos microlaboratorios son producidos completamente con soberanía tecnológica por talento humano cubano, en la sede del Centro de Inmunoensayo ubicado en La Habana.

“Tanto para la producción de equipos, reactivos y software, tenemos soberanía tecnológica, es decir, que todo se produce en el Centro de Inmunoensayo, con equipamiento que se encuentra en nuestra institución y que da como resultado que todas las producciones sean totalmente cubanas. Eso nos evita lidiar con las restricciones que nos impone el bloqueo de Estados Unidos”, comentó.

Laboratorios en el mundo

Los laboratorios con tecnología SUMA permiten al sistema de salud cubano prevenir enfermedades y ofrecer un tratamiento oportuno a la población a bajo costo. Por ejemplo, en el caso de las mujeres embarazadas, se pueden diagnosticar enfermedades o afecciones desde la etapa de la concepción, y a las personas adultas mayores, se les ofrecen tratamientos y evaluaciones de su estado físico para que tengan una mejor calidad de vida.

“Nuestras producciones son bastante diversas, se cubren diferentes programas de salud, y todas nuestras tecnologías para el diagnóstico llegan al pueblo en estrecha coordinación con el Ministerio de Salud Pública y los médicos cubanos, quienes son los que hacen que estas tecnologías lleguen a la población. Tenemos participación en los programas materno infantil, en el programa de vigilancia epidemiológica, en el de certificación de sangre, en el programa de diagnóstico precoz de cáncer, cáncer de colon, cérvicouterino, de próstata, entre otros”, comentó la especialista.

Carlos también destacó que la red nacional de laboratorios SUMA en Cuba cuenta con al menos 357 unidades que prestan el servicio de laboratorio en todo el país, sobre todo en las regiones más apartadas, donde está la población más necesitada, con una cobertura que está por encima de 98%.

Esta tecnología, que certifica a Cuba como potencia mundial, mantiene hasta la fecha, un total de 509 laboratios SUMA instalados y en funcionamiento en todo el planeta, con mayor presencia en el continente africano, algunos países de Asia, Europa y América Latina.

En Latinoamérica, la tecnología cubana se encuentra actualmente en México, Argentina, Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador, entre otros.

En Venezuela, explica la doctora Carlos, Cuba ha aportado 57 laboratorios SUMA al Sistema de Hospitales Públicos, y 182 a la Misión Barrio Adentro.

“Para el uso de nuestra tecnología, el Centro de Inmunoensayo ofrece también asistencia técnica tanto analítica como instrumental a los laboratorios. En el caso específico de Venezuela, tenemos más de 200 laboratorios, entre los que tenemos en Barrio Adentro y los que tiene el Ministerio de Salud”, informó la doctora.

A pesar del bloqueo

El bloqueo económico impuesto de manera autoritaria por el gobierno de Estados Unidos contra el pueblo de Cuba desde 1962, y que se ha mantenido por más de medio siglo, ha demostrado la crueldad de una política neoliberal fomentada en el odio y la exclusión por parte de la Casa Blanca.

Para Cuba, por ejemplo, es imposible utilizar algún producto, medicina, alimento, o cualquier otro derivado que tenga en su composición 10% de manufactura estadounidense.

Sin embargo, desde el lado cubano, estos obstáculos han servido para crecer, salir adelante en medio de las dificultades y soslayar, con talento humano, las adversidades de este boicot contra la Revolución.

Estas dificultades han hecho que Cuba desarrolle su propia tecnología y enfatice su desarrollo en la formación de profesionales cubanos, egresados de universidades del país, es decir, “todo es producido en Cuba, por cubanos, y con tecnología cubana”, indicó Carlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s